2.1 DEMANDA OSCURA

Demanda Oscura partía de un cuenta de Instagram creada meses atrás en la que se publicaban, de manera constante, fotografías completamente negras. En contra respuesta al capítulo primero, esta segunda parte pretendía ser un llamado a la privacidad digital, una propuesta contestataria a la lucrativa vigilancia sistémica ejercida por las corporaciones. Si bien las prácticas abusivas en las redes sociales eran ya un hecho reconocido por todos, una falla en el sistema de Facebook reveló de golpe un hecho imposible de desmentir: las inteligencias artificiales analizaban, de manera autónoma y estructurada, los contenidos de las imágenes publicadas y compartidas por los usuarios de Instagram, Facebook y Whatssap. El perfil de @negroimago hacía uso de las dinámicas de la red social para desmantelar los peligros y las prácticas viciadas por el lucro; la compra de likes y seguidores falsos potenciaba una cuenta en la que el análisis de imagen arrojaba resultados siempre negativos (sin luz no hay fotografía, sin fotografía no hay información y sin información no hay vigilancia), impidiendo así futuros eventos de perfilación, marketing digital y aprendizaje de máquina.

Como parte de la activación de la exhibición, se imprimieron 300 litografías con 9 cuadrados negros que hacían referencia a la cuenta @negroimago. La piezas gráficas se entregaban a cambio de la publicación de una fotografía en la que apareciera la obra. Como si fuera parte de una campaña publicitaria o de expectativa, los visitantes de la muestra se ponían bajo un Hot Spot (la luz puntual de una de las cámaras de vigilancia intervenidas) y se tomaban allí una foto que debía ser compartida desde sus perfiles. La idea era poner a circular conceptos claves relativos a la vigilancia mediante numerales y etiquetas. El trato era simple y replicaba los mecanismos de difusión de la red social: vistas, comentarios y likes a cambio de un papel. Quid por Quo.

2.2 NEGROIMAGO

Tres pinturas colgaban de la pared más grade de la sala. El piso cubierto de carbón mineral, que se correspondía con el negro profundo de la pinturas, recordaba la importancia del color negro: en la teoría de la imagen digital, el nivel 0 en un histograma (negro absoluto) es equivalente a ausencia total de información. Las telas fueron texturizadas con una mezcla vinílica que se asemejaba a una tapiz bordado, aunque en este caso, el patrón había sido diseñado a partir de cuatro de las combinaciones utilizadas por los Haar Like Features. Dichos patrones, que trataban de escanear la imagen en busca de algún tipo de información, se veían frustrados por una pintura negra que absorbía hasta el 98% del espectro electromagnético – el material utilizado para cubrir las telas  fue el Black 3.0 lanzado en 2019 por Stwart Semple a través de un Kick Starter – . Además de ser una referencia concreta al cuadrado de negro de Kassimir Malevich y a sus interesantes investigaciones sobre la función de la imagen/ícono, estas pinturas eran una copia exacta de la cuadrícula que se empezaba a generan en el perfil de Instagram. Imago es la raíz etimológica de la palabra imagen pero también es un concepto utilizado en entomología para hacer referencia al último estadio evolutivo de la metamorfosis (el insecto adulto).

1/1

2.3 WORLD RECORD EGG

En contra de todos los pronósticos, la publicación más popular de la historia del internet ha sido encarnada por un huevo de gallina. Esta campaña publicitaria, que ha logrado más de 50 millones de likes en una foto, desbancó en poco tiempo las fotografías de Kilye Jenner o las de Cristiano Ronaldo. El huevo, que pretendía ser una publicación en contra de la jerarquía de las celebrities y de las dinámicas que definen las tendencias en las redes, terminó siendo otro ejemplo del extraño comportamiento de la masa digital. Sin embargo, la imagen del huevo se convirtió par fines discursivos de esta exhibición en una metáfora para hablar sobre la vigilancia y la privacidad en línea. Una caja de luz, que se apagaba con la proximidad de los espectadores, evocaba la importancia del respeto y la distancia en las comunidades digitales, conceptos que han sido erradicados del imaginario colectivo como resultado de la creciente ansiedad por mostrar y compartir los eventos más íntimos y privados. La impresión fue tratada en Photoshop con un filtro que permite a los dispositivos digitales empalmar el modelo sustractivo y el modelo aditivo de luz; la percepción del color real del huevo – el blanco del fondo y los naranjas de la cáscara – sólo podía ser posible cuando la caja de luz estaba prendida, recordando así la tenue división entre las realidades analógicas y digitales.

¿Qué hay adentro del huevo? ¿Qué va a salir de ahí? Fueron preguntas que se hicieron millones de usuarios que, durante un rato, siguieron la campaña de expectativa del huevo. Al final, sólo era una campaña en contra del abuso en redes sociales que no ofrecía nada a parte de publicaciones latosas, absolutamente nada. Sin embargo, todo la espera de la campaña sirvió como vehículo para romper el huevo y revelar, de nuevo, ese negro absoluto, metáfora de la no información, de la privacidad. Como si fueran células antisistema en filas de a seis – en la cultura popular los huevos son células -más de 60 huevos fueron vaciados, llenados de yeso, pintados de negro y dispuestos en urnas acrílicas. La muestra concluía con 5 cajas de 12 huevos dispuestos en una repisa. Si los mecanismos de la redes sociales son tan efectivos, inmediatos, versátiles, económicos…..¿cómo podemos utilizarlos a nuestro favor? ¿cómo podemos desacelerar los ritmos que se nos imponen? ¿cómo hacer de los escenarios digitales lugares más habitables para el espíritu humano?

World Record Egg

© 2014 by LBBDSS